Free public domain CC0 photo.

En este artículo mencionaremos algunas reglas que debes saber para mejorar tu manejo del dinero. Si las implementas correctamente, puede que tarde o temprano llegues a ser bastante adinerado. Las cosas buenas muchas veces toman tiempo. Es importante mantenerte enfocado y ser consistente para obtener los mejores resultados.

  1. Págate a ti primero. Muchas personas tienen el deseo de ahorrar, peor no logran tener éxito porque su enfoque no es el correcto. Para poder ahorrar con éxito no debes ahorrar lo que te sobre al final de mes, sino ahorrar primero y luego gastar lo que te sobre.

    Aunque tengas las mejores intenciones para ahorrar, si no sabes dónde poner tu dinero, tu dinero se va a fugar por su cuenta a donde sea que pueda ser gastado. Debes determinar qué tanto quieres ahorrar, y entonces en ese momento sabrás cuánto puedes gastar.

    Puedes empezar utilizando el método 20/30/50. El mismo consiste en cada mes dividir tus ingresos de la siguiente manera: 50% para tus gastos de vida, como son las compras de supermercado y el alquiler de donde vives; el 30% en entretenimiento, como comer fuera, salir con amigos, etc; y el 20% directo a tu cuenta de ahorros.

  2. Ahorrar nunca te hará rico. No vale la pena simplemente ahorrar dinero, sin que este crezca y se multiplique solo. Si dejas tus ahorros en una cuenta bancaria regular, la inflación acabará poco a poco con tu poder adquisitivo.

    Por ejemplo, puedes buscar un buen fondo de inversión, certificados financieros en bancos o invertir tu dinero en bonos del Estado y de esta manera hacer que tu dinero se multiplique. Esta estrategia además evita que te sientas tentado a en algún momento usar parte de tus ahorras para algo innecesario, pues tus recursos no están tan al alcance.

  3. Debes vivir por debajo de tus posibilidades. Este punto puede parecer obvio, pero debes gastar menos de lo que ganas. En un mundo tan materialista es fácil caer en tentaciones y gastar más de lo que debemos gastar. La realidad es que, si alguna vez quieres ser libre financieramente, debes gastar menos de lo que ganas y guardar en invertir la diferencia.

  4. Debes tener un fondo de emergencia. Muchas veces se hace difícil esta parte de tu vida financiera, porque debes tener la voluntad de tener algo de dinero sin utilizar, en un lugar de fácil acceso. Este permite cuando algún día tengas una eventualidad, como reparar tu auto, no tengas que recurrir a créditos y endeudarte para hacer esto, y que tampoco tengas que liquidar parte de tus inversiones para poder afrontar este gasto inesperado. Que realmente no es inesperado, porque las eventualidades siempre van a ocurrir, lo que no sabes es cuándo.

  5. Usa la deuda de manera inteligente. Hay deudas buenas y deudas malas. Por ejemplo, tomar un crédito para comprarte el último iPhone es una deuda mala, porque es un objeto que pierde valor. Sin embargo, tomar un crédito para invertir en tu educación es generalmente una deuda buena, porque hace crecer tu potencial para generar más ingresos y hacer crecer tu patrimonio.

    Cuando tomas créditos para comprar bienes que se devalúan, como un automóvil o un teléfono nuevo, eres golpeado por los intereses del préstamo y por la depreciación de ese tipo de bienes.

Si pones en práctica estas reglas, seguro que tendrás un futuro financiero prometedor. Por supuesto, no es algo que se logre de la noche a la mañana, pero con consistencia puedes aprovecharte del interés compuesto que te dejarán tus inversiones y del ahorro que tendrás por no endeudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *